Se afirma el compromiso ciudadano con la Reserva Natural

En la mañana de ayer, una nueva recorrida comunitaria por la Reserva Natural tuvo como protagonistas a vecinos y vecinas que acompañados por guardaparques voluntarios, fueron hasta la Reserva Natural Municipal a realizar tareas de limpieza, caminarla y conocer valiosa información sobre el espacio más agreste del distrito. La iniciativa se va replicando todos los fines de semana debido a la falta de decisión municipal de seguir dotando de presencia del Estado y recursos a las hermosas 5.700 hectáreas.

Fotos: Belén Carzoglio

Un fin de semana más, en este caso en la mañana del domingo, guardaparques voluntarios e integrantes de la Asamblea en Defensa del Médano Costero planificaron una nueva visita a la Reserva Natural Faro Querandí, en esta oportunidad a bordo de un vehículo unimog para acercara vecinos y vecinas a la zona de la base de guardaparques y el Faro Querandí, con el fin de realizar tareas de limpieza y poder compartir la belleza del lugar pero también conocimiento clave para entender cómo funciona el ecosistema de las 5700 hectáreas y por qué es importante su preservación y cuidado.

«Aprendimos, recolectamos basura, caminamos y conectamos con la naturaleza. Cuidemos la reserva, cuidemos eso es lo principal», contó una de las vecinas de Mar Azul que participó de la jornada, Belén Carzoglio.

Los impulsores de la iniciativa que comenzó a socializarse entre vecinos residentes y no residentes, contaron a este medio que si bien estas recorridas para ellos como guardaparques son comunes, comenzaron a abrirlas a la comunidad ante la ausencia del Estado en la zona, que desde hace varios meses es notable.

Es sabido y hubo presentaciones en el Concejo Deliberante que lo acreditan, que dejó de haber presencia de los guardaparques municipales en la Reserva, por una decisión municipal, y por ende nadie controla y realiza cuidados de todo tipo en el lugar, como se realizaban anteriormente.

«Al notar un abandono de la reserva del faro Querandí, decidimos junto a un grupo de vecinos, de forma totalmente solidaria y gratuita, hacer una recorrida por la zona, recolectando residuos, restaurando carteles y estructuras propias de la reserva», detalló Carzoglio, que vive hace poco más de un año en Mar Azul y se ha comprometido ambientalmente de manera intensa con su lugar de residencia.

La vecina, explicó: «Charlamos con la gente que transita por la zona intentando, concientizándolos sobre la situación, como así también explicándoles por dónde deben circular para seguir protegiendo nuestras dunas, nuestros médanos y nuestra reserva».

Como ella, todos los que se suman tienen el mismo pensamiento y objetivo: «Poco a poco generar una presencia, que la gente vea el interés por la reserva natural del faro y lograr en un futuro, esperamos que no muy lejano, conseguir que la Reserva Natural del Faro Querandí sea una Reserva Nacional para darle todo el respeto y cuidado que se merece».

A estas recorridas, se van sumando niños y niñas, que disfrutan del paisaje, los miradores y conocen de cerca huesos de ballenas recolectados en el lugar, pero sobre todo toman conciencia del valor que tiene la zona más natural de Villa Gesell, y seguramente, sus voces multiplicarán el mensaje y la curiosidad entre amigos y compañeros.

About porla3