Obra Solanas Mar Azul: iniciaron acciones judiciales para preservar el médano y el agua

En la tarde de hoy y durante la tercera reunión de la asamblea vecinal que pide que se cumplan las normas que protegen el medio ambiente y le ponen freno a las acciones que ponen en riesgo el frente costero, se comunicó la novedad sobre la presentación de un recurso de amparo y el envío de una carta documento a la municipalidad de Villa Gesell. El encuentro, realizado en la playa en la bajada de la calle 36,, donde la empresa Portland pretende construir tres edificios de departamentos infringiendo los 150 metros que la Ley de Aguas declara como prohibidos para edificar, contó con la presencia de una gran cantidad de habitantes y otro tanto de asistentes en forma virtual. «Los bienes ambientales son superiores a los bienes particulares», resaltó el vecino de Mar Azul, Rolando Papof, en una entrevista con este medio.

Vecinas y vecinos de las localidades del sur se hicieron presentes en el tercer encuentro ciudadano organizado para frenar el avance de una obra que la empresa Portland tiene planificado construir en una manzana céntrica frente al mar en Mar Azul, a la altura de las calles 36 y 37.

«Lo importante es la participación vecinal, no somos diez ambientalistas de Mar Azul sino todos vecinos», declaró a este medio el residente de la localidad e integrante de la Asamblea Ciudadana en Defensa del Médano Costero, al dar la novedad sobre la presentación de un recurso de amparo como medida de protección ambiental ante las irregularidades en las que incurriría el complejo Solanas Mar Azul, de construirse a menos de los 150 metros desde la línea de ribera, que la Ley de Aguas de la provincia de Buenos Aires exige en su artículo 142.

«Hicimos una presentación judicial, una demanda de protección ambiental por medio de un recurso de amparo y también enviamos una carta documento a la municipalidad en la que le damos 48 horas para que termine esta situación y se respete el espacio público», expresó Papof. Y agregó: «Ellos tienen el poder de policía de proteger la cadena de médanos y el acuífero pero no lo están cumplimentando».

El vecino también aclaró que se requirió que «clausure la oficina comercial de Solanas, ya que no está autorizada a vender terrenos ni propiedades porque no esta habilitada en el Colegio de Martilleros». En ese sentido explicó que en esa carta documento se pidió que eso se curse inmediatamente». La notificación sobre el funcionamiento de dicha oficina de ventas ubicada en la esquina de calle 36 y Mar del Plata, también se gestionó en el Colegio de Martilleros de Dolores. «Queremos ver cuanto antes la faja de clausura».

Sobre las acciones a cargo de la municipalidad, Papof recalcó: «Se le aclara al intendente que si en 48 horas no revierte la situación y declara que esto es espacio público y cumple la ley del agua será también denunciando por no cumplir con sus deberes de funcionario público».

«El intendente le está defendiendo la tierra a las empresas, la empresa sabía que invadía la zona prohibida. Le pedimos que el no sea cómplice de esto», advirtió.

Sobre las declaraciones que Gustavo Barrera hizo en una radio local ayer y fundamentó la necesidad de la obra porque genera trabajo, el asambleísta lanzó: «Habló del trabajo que se le va a dar a la gente. Si quiere dar trabajo que haga la infraestructura, las cloacas, el gas y el agua corriente que ahí va a tener mucho trabajo a diferencia con una empresa que va a hacer un edificio y que va a traer todo de afuera».

«Que entienda que los bienes ambientales son superiores a los bienes particulares. El está para proteger el bien de todos. Tiene que que proteger el bien de los geselinos en este caso de los marazulenses».

En cuanto a que la visita al Ministerio de Ambiente de la provincia, Barrrera la hizo junto al ex funcionario que fue Secretario de Planeamiento y es autor del nuevo Código de Ordenamiento Urbano que aún no se aprobó, Papof dijo: «Es una irregularidad más que lleve a una persona de afuera y que se supone que ya no tiene nada que ver. Los concejales tienen que averiguar si tiene partidas de pagos también».

Para cerrar, remarcó: «El que se tiene que expedir es el intendente». Y aclaró sobre la demanda de protección ambiental: «No exigimos plata pedimos que se recomponga la cadena de médanos que han destruido, que se tape el pozo y que se remedie el daño ambiental causado».

De la Asamblea Vecinal en Defensa de la Duna y el Agua participaron miembros de la Asamblea Ciudadana En Defensa del Médano Costero, la Asociación Civil del Sur Faro Querandí, la ONG Surfrider Villa Gesell, Sofo de Mar de las Pampas, Centro de Estudiantes de Secundaria 3 de Mar de las Pampas, un vecino representante de propietarios de Costa Esmeralda que también realizaron un amparo en materia medioambiental y vecinos y vecinas autoconvocados.

About porla3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.