Denuncian por ruidos molestos y uso indebido de un lote a una artista que hace un show en Mar Azul

Uno de los vecinos que se siente perjudicado por la actuación diaria nocturna en un lote de la esquina de 34 y Mar del Plata en pleno centro de Mar Azul es Rolando Papof, que tiene un apart al lado del terreno en el que una artista emplazó un cartel, luces y asientos. No es el único al que el show circense molesta ya que cambió la rutina al horario de la cena, no solo de los huéspedes sino también de los comensales en los locales gastronómicos del lugar. La queja que fue formalizada en denuncia que acusa que por el alto volumen del espectáculo al aire libre, compromete la tranquilidad de quienes buscan descansar, además de considerar que la ocupación del lote privado que está en venta es irregular y puede ocasionar situaciones riesgosas como lo fue la caída de la guirnalda de lámparas durante una tormenta. Ahora, el vecino irá a Cevige para averiguar en que situación se le instaló un medidor y a la municipalidad para que busque una solución al problema.

El vecino Rolando Papof, lindero a un lote particular en venta de la esquina de 34 y Mar del Plata en pleno centro de Mar Azul donde se hace todas las noches un show circense aproximadamente a la hora de la cena y que debido al alto volumen utilizado por la artista, ocasiona ruidos molestos a los huéspedes de alrededor y a los comensales que cenan en los locales gastronómicos del lugar.

«Todo el año pasado hizo el espectáculo, este año puso un arco con el nombre y luces. Le dijimos y previamente hablé con los restaurantes que están alrededor, que firmaremos una nota por los ruidos molestos, que le llegan también a los vecinos de la calle Mar Azul y nos está perjudicando», contó a este medio Papof. Y agregó: «En semana santa tuve que devolver dinero a huéspedes que no quieron quedarse por los ruidos».

El vecino, dueño de un apart lindero al terreno, aseguró: «No hago un juicio de valor sobre el espectáculo, si es bueno o malo, digo que no es el lugar para desarrollar esta actividad. Le dije que iba a hacer una denuncia por ruidos molestos y usurpación».

«Al dueño del lote no lo conocemos pero hablé con el de la inmobiliaria porque hay muchos restaurantes que los músicos ya no pueden actuar por el sonido del espectáculo y los comensales no pueden cenar tranquilos», contó.

Sobre los espectadores, Papof lanzó: «Hay descontento y molestia, a la gente que viene a ver el espectáculo le gusta pero aguantar este espectáculo 60 días no es lo mismo».

Según informó el vecino, el referente de la inmobiliaria dijo que «mientras no molestara a los vecinos él la dejaba, pero el tema es que molesta». Además, también expresó que hay riesgos que sucedieron y pueden pasar, por ejemplo durante la tormenta de fin de año, «se cortaron los cables de las lámparas y se cayeron».

«Ella dice que tiene permiso de la municipalidad y yo escuché por otro medio que ella había venido con el permiso de Tristan Bauer. No se si es cierto o no, pero la municipalidad la está aprovechando en los barrios para que haga números gratuitos y a cambio le permitirá hacer esto. Si el dueño le dio permiso el dueño esta haciendo una explotación del lote que es ilegal».

Papof confesó: «Hace 20 años que estamos acá pagando impuestos y desde nuestras pequeñas actividades logramos lo que hoy es el centro de Mar Azul y la señora que viene de La Boca o no se de donde, se instala en la mejor esquina de Mar Azul usufructa esto y perjudica a todos los contribuyentes».

«Como se cayeron estos cables puede pasar cualquier cosa. Cevige le bajó un medidor y una artista callejera que ni el nombre sabemos le bajan un medidor», advirtió.

Papof finalmente hizo la denuncia penal por ruidos molestos y advirtió: «Si el dueño le está dando permiso que se atenga a la consecuencia por la explotación ilegal del terreno y si no es una usurpacióon y la inmobiliaria va a tener que tomar cartas en el asunto».

El vecino anticipó que irá a Cevige para ver de que manera la artista consiguió el medidor e irá a la municipalidad para que se invplucren y den solución a este tema.

«Tengo un cliente que viene hace 4 años y me dice que ya no es tranquilo. Los ruidos molestos no pueden pasar, la gente no puede hablar en las mesas siquiera», comunicó.

About porla3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.