Un fuerte reclamo del sindicato de judiciales por el Covid desnuda varias falencias en el sistema, que repercuten en la Justicia que espera la población

María Celia Lorente, Secretaria General de la Departamental Dolores de la Asociación Judicial Bonaerense, dialogó el último viernes con Por la 3 radio sobre un pedido urgente que realizaron al máximo tribunal debido a la necesidad de que la Suprema Corte los convoque de forma urgente a un comité de crisis por la gran cantidad de trabajadores contagiados. «En esta etapa de diálogo el máximo tribunal disponga medidas para restringir al mínimo indispensable las tareas presenciales en las dependencias judiciales, hasta que se calme la situación epidemiológica.

El ámbito judicial está en alerta sobre los efectos del coronavirus y el pedido se hace más fuerte en los últimos días debido al recrudecimiento de la pandemia. En ese contexto, María Celia Lorente, Secretaria General de la Departamental Dolores de la Asociación Judicial Bonaerense, dialogó con Por la 3 radio sobre un pedido urgente que realizaron al máximo tribunal debido a la necesidad de que la Suprema Corte los convoque de forma urgente a un comité de crisis por la gran cantidad de trabajadores contagiados.

La referente de los trabajadores judiciales de la justicia dolorense resaltó: «Solicitamos además del máximo tribunal que tomen medidas mas concretas y eficaces, una reunión en el Colegio de Magistrados para que en conjunto ver como afrontar esta pandemia de la mejor manera posible en nuestro sector».

En un mensaje destinado a la sociedad, Lorente dijo: «Nosotros lo que propusimos es que si el virus se mueve con la gente y le pedimos por favor a la población de La Costa, Madariaga, Pinamar y Gesell, específicamente que no se relajen, que no concurra a los organismos judiciales, estamos en crisis, la cantidad de contagiosidad no va de la mano con la cantidad de personal que cuenta la Suprema Corte para atender los casos de las personas».

En referencia al teletrabajo que se hace por la pandemia en el sector, sugirió: «Si hay una persona que no puede enviar un mail, que no encuentra in teléfono, que le pida a alguien de su familia que ingrese a las redes y que busque. Están todos respondiendo en la mayoría de los casos en sus casas, el poder judicial funciona de 8 a 14 horas más la guardia. Tenemos juzgados y guardias permanentes todo el año, funcionarios están todo el año a disposición trabajando para poder darle el acceso a la justicia a todo el mundo, pero traten de mandar mensajes de texto, llamar o mail». 

Ante la consulta sobre el funcionamiento en general de la justicia, más allá de la peligrosidad del coronavirus, expresó: «La pandemia vino a darnos 2 o 3 ítems que deberían funcionar perfectamente en el poder judicial. Estos 3 aspectos es la cantidad de personal, que no tienen ninguna relación con la cantidad de trabajo, estamos muy abajo. La infraestructura edilicia, los espacios no son adecuados para trabajar, mucho menos en pandemia y los salarios, que venimos arrastrando un déficit desde hace año, descuentos por parto y cuestiones legitimas que se han dado por las paritarias, no han sido reconocidas aun y que por ahora estamos intentando llegar a los niveles de inflación correspondientes este año. Fundamentalmente estas 3 cosas, hay un juzgado que pasan años y jueces, y hay magistrados que firman en 3 o 4 juzgados».

La referente gremial también puso énfasis en la mala calidad de la conexión de internet, la limpieza insuficiente y la rotación en muchos distritos. «Es muy preocupante porque no funcionan los servicios de internet en muchas localidades, tenemos compañeros con titulares distintos cada mes y en cada uno hay maneras de trabajar, hay criterios, ese trabajo paso a ser duro porque no hay servicio de limpieza, el poder judicial dejo de nombrar ordenanzas, contrata servicios de limpieza precarios, mal pagos y cuando necesitamos una limpieza todo el día», contó.

«Nuestro sindicato esta bregando constantemente por esas técnicas para ver el mapa judicial, para ver los temas de cantidad de personal, para conversar los equipos técnicos en la justicia de paz que sean sufrientes para la cantidad de problemas que se desarrollan en el territorio», lanzó.

En un mensaje contundente, expresó: «Después nos rasgamos las vestiduras hablando de la violencia de género, familiar, contra la niñez y adolescencia y de qué manera intervenimos. No hay gente que está trabajando… porque no se si saben cuántas trabajadoras hay en el equipo técnico de Villa Gesell. Son 2 o 3 compartidas con Madariaga. No es suficiente». Y agregó: «Y en pandemia no podés salir, se tienen que hacer por zoom, por watsapp, por teléfono y ponen su teléfono personal nuestros compañeros y compañeras que están poniendo su servicio de internet, su servicio de …, sus computadoras personales, no es nada fácil».

Este detalle de situaciones irregulares e insuficientes en el sistema judicial, pone en evidencia no solamente la precariedad laboral de los trabajadores judiciales, sino que también queda en evidencia el por qué la sociedad no encuentra en muchas ocasiones, la respuesta que necesita y en tiempo real.

Sobre este panorama, Lorente asintió: «Es así y no funciona bien el servicio de internet, tanto en juzgados como en domicilios. Nosotros hacemos estos reclamos, no porque no llegamos con la tarea cotidiana, sino porque la gente necesita respuesta y de esta manera que tenemos de hacer lo que hacemos es gracias a los medios, porque sino la gente piensa que no queremos trabajar».

About porla3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat